Mitos de Violencia contra las Mujeres

La violencia contra las mujeres es un problema social, de derechos humanos y de salud pública y no discrimina entre edad, estado civil, número de hijas/hijos, clase social, poder económico, nivel de educación, tipo de trabajo que realice, nacionalidad, religión o creencias políticas.

La desinformación nos lleva a tener ideas erróneas sobre la violencia contra las mujeres, condicionando el apoyo que se les brinda o la orientación sobre lo que deben ser o hacer.

Los mitos son creencias culturales que la mayoría de personas acepta como si fueran verdad. Existen muchos mitos que forman parte de nuestra vida cotidiana por lo que son medios que contribuyen a continuar practicando y aceptando la violencia contra las mujeres como normal. Algunos de ellos son: 

  • La ingesta de alcohol es la culpable de la agresión de los hombres hacia las mujeres: El ingerir alcohol solo aumenta la peligrosidad en un hombre que ya es agresor, pero son problemas que requieren soluciones diferentes.
  • La conducta abusiva es una conducta aislada de un hombre y no lo califica como violento: La violencia forma parte de un patrón diario de comportamiento agresivo, la violencia física, los actos crueles, el abuso psicológico, el asesinato son simplemente la cima de este patrón continuo de abuso.
  • Los agresores actúan en momentos de enojo, furia y pasión por lo que no tienen control de sus acciones: Otro mito es que los agresores están fuera de control, arrebatados por la pasión, argumentos que se utilizan para explicar y minimizar su conducta. Por el contrario los agresores tienen control sobre su conducta y pueden controlarse por largos períodos si lo creen conveniente hacerlo, por ejemplo si esta arrestado, se controla muy bien seis meses antes del juicio.
  • Las mujeres provocan la violencia: Otro mito es que algunas mujeres con su comportamiento inadecuado, provocan las reacciones agresivas de sus esposos o compañeros de vida. Nadie tiene el derecho de golpear a una persona por su comportamiento, el golpear es una forma de demostrar poder.